El escritor Jaume Benavente fotografiado en Barcelona (foto: Kim Manresa)

Un cadáver holandés
ROSA MARIA PIÑOL – Barcelona  – 12/07/2010

El libro inicia la serie de la inspectora Batelaar, solitaria, introvertida y demasiado intelectual

No es muy habitual que un autor  en catalán publique un libro a la vez en esta lengua y en castellano. La traducción, cuando existe, suele llegar más tarde. Jaume Benavente (Barcelona, 1958) lo ha conseguido con su novela El quadern de Nicolaas Kleen,por la que han apostado con idéntico entusiasmo las editoriales Columna y Roca. El libro tiene otras dos singularidades: supone el debut del autor en el género policiaco y es el inicio de una serie con protagonista femenina fija, la inspectora holandesa Marja Batelaar.

Porque el escritor barcelonés ha elegido Amsterdam como escenario de su relato, de atmósfera marcadamente europea. “No por el hecho de ser catalán estás obligado a crear personajes catalanes – justifica Benavente. A lo largo de nuestra obra, los escritores vamos dibujando un paisaje literario. Y el mío está formado por Lisboa, Oporto, Amsterdam, la Europa Central, las islas atlánticas… Ahora, por ejemplo, estoy escribiendo un dietario de viaje sobre Oporto”. Otro motivo para escoger Amsterdam, además de su afinidad con la cuidad holandesa, es que Benavente no quería “parecer otro epígono de la saga nórdica” de novelistas policíacos y se ha desmarcado creando un ambiente propio que, en realidad, es coherente con el de algunas de sus obras anteriores. “El italiano Tabucchi es portugués cuanto a su obra y la norteamericana Donna Leon ha elegido la laguna de Venecia para sus historias”, explica.

Uno de los atractivos de El quadern de Nicolaas Kleen es el personaje de la inspectora, una joven de 33 años que aquí se enfrenta a su primer caso criminal, el asesinato de una inmigrante de los Balcanes. Nacida en una familia culta de origen judío, Marja Batelaar es una mujer solitaria e introvertida, que “sufre un cierto rechazo por parte de otros policías por ser demasiado intelectual, y porque no da el típico perfil de dureza que se puede esperar de un policía”, señala Benavente. El autor ha conseguido dibujar a una persona “muy real, con sus dudas y contradicciones, y con la que puedes sentirte identificada”, coincidieron en subrayar las editoras de la obra, Pema Maymó (Columna) y Cristina Hernández (Roca), al presentar el libro.

Benavente tuvo claro que su detective tenía que ser una mujer. “También quería apartarme del estereotipo de investigador hombre, mayor, a veces alcoholizado, mediterráneo o noreuropeo. Marja es una policía todavía insegura, que está empezando, y que aún se interroga sobre el mismo hecho de haberse hecho policía”. Licenciada en historia del arte, trabajó en una galería pero decidió dar un giro de 180 grados a su carrera e ingresar en el cuerpo policial a raíz del asesinato de un hermano suyo, al que encontraron en un callejón cosido a puñaladas.

El Amsterdam que recrea Benavente “no es el típico de los coffee shops o del barrio rojo” –cuenta- sino la ciudad más bohemia del distrito del Jordaan, “una zona de antigua clase trabajadora, donde viven artistas y escritores”.

Autor ya de una quincena de títulos, entre ellos las novelas Nocturn de Pont Bou y Llums a la costa, Benavente confía ahora en “llegar a nuevos lectores” con esta y las sucesivas novelas del ciclo de su inspectora, pues ya trabaja en la segunda y tiene otras dos pensadas. De momento, su agente literaria trabaja ya para que El quadern… se traduzca al neerlandés y el alemán.

Anuncios

Puedes mirar el perfil del autor y sus obras en la web de la agencia literaria Sandra Bruna:

http://www.sandrabruna.com/autoressandra.php?id_autor=91&lang=es

Puedes saber más sobre el autor y su novela a través de la página de Roca Editorial:

http://www.rocaeditorial.com/autores/benavente-jaume-369.htm

Cubierta del libro publicado por Roca Editorial

Primer título de una atmósferica serie de novela negra de tintes nordeuropeos que cuenta con una gran protagonista, Marja Batelaar, joven inspectora de policía y tiene a Amsterdam como escenario.

Marja Batelaar es una joven inspectora de la unidad de homicidios de la policía regional de Amsterdam. Nacida en una familia culta de origen judío, y de carácter retraído, vive sola en una casa del Jordaan, un barrio bohemio de Amsterdam, a gusto con sus libros, su amistad con Louise -una artista que vive en un barco- y su relación sentimental en la distancia con Franz, su novio alemán, que vive en Berlín.
Una lluviosa mañana de invierno, Batelaar se hace cargo, junto a Jan Laagsveld -un policía más experimentado que ella- de la investigación de la muerte de una inmigrante, Ilona Vitéz, en la pensión Diderot, en el centro de la ciudad, así como de la desaparición de su misterioso acompañante. El caso se cierra en falso y Laagsveld es destinado a otro asunto de mayor importancia, pero Batelaar se resiste a olvidarse de Vitéz. Sin apenas amigos entre los demás policías de la unidad de homicidios, para quienes es una intelectual, Batelaar se adentra en un mundo de sombras, en el que se mezclan los ambientes cosmopolitas y de clase alta de Amsterdam, los intereses criminales y la presencia de sus propios fantasmas del pasado, como es el asesinato irresoluto de su hermano años atrás.

“Quienes han seguido la carrera de Benavente, conocen la transparencia y exquisitez de su estilo, la atmósfera melancólica e intensa que respiran sus relatos.”

Òscar López, El Periódico